Estaba sentado en la banqueta, esperando que los patojos salieran a jugar, hoy vamos a comparar carritos, esque mi mama me compro hoy uno bien chilero en el mercado, es naranja, es de plastico barato pero yo lo disfruto bastante. Brrr, brr, puaaj puaaj, mueran hormigas, mi mama como se esfuerza en arreglar su jardincito de enfrete de la puerta y ustedes se comen todo, en esa rajita de la banqueta parece como si es la entrada a su mundo, voy a tratar de meter la rueda del carrito por alli, hayy, sale a borbotones las hormiga, mejor me levanto porque ya me ensucie la pantaloneta.
Ahi en la calle de piedras vienen los patojos, que buena onda, ya esperaba yo que vinieran, sali rapido porque mi mama me saco, yo crei que porque hice rapido la tarea pero yo creo que un señor va a venir, se parece al señor que me espia en la noche, que es asi como transparente, parece humo de cigarro, pero no me asusta porque no me dice nada.
– Hey muchades, miren mi carro, sta bien chileroso! –

Sudando yo por la simple razon de que voy a ver a Julieta, esa muchacha en verdad que tiene algo que no entiendo, me hace sentir algo en el pecho, como una culebra que se menea sin darme tregua, solo en pensarla se vuelve a mover esa culebra zarnosa. Su hijo es algo callado y recatado pero siempre tengo que convencerla que lo saque a jugar, aunque no le gusta porque se asusta que le pase algo en la calle, para que yo pueda llegar solo a agarramela, lo bueno que lo hace sin pensarlo dos veces. Si ella supiera lo tormentoso que es estar en esta casa vieja, solo me hace el dia cuando voy para el trabajo en la mañana, y la miro, cuando se agacha a recoger su ropa y tenderla en los lazos que tiene en la terraza, sus lindos calzones de vieja, esos son los que me gustan. Aqui la verdad ya no quiero venir, solo una cerveza me puede hacer que no sea tan doloroso el hecho de que sea casada y no pueda estar conmigo siempre, que chafa.
– Que tal Ñia Dolores, deme una cerveza porfa –
– Buenos dias don Gumercindo, hay no uste tan temprano chupando, solo porque es cliente fiel, siempre sufriendo por la tal julie –
Estoy cagado por ella, pero igual, me satisface carnalmente, entonces me aferro a eso.

Hay no, siempre lavo el patio y los chuchos se mean, y esa Sarita no quiere colaborar con ir a traer las tortillas, siempre anda haciendo sus cosas de brujeria y charadas asi, yo ya no quiero atender esa tiendita, que mas que beneficios, solo oficio me trae. La vez pasada me asuste cuando trajo sea cosa de ouija, hay no que susto, solo la dejo porque me limpia la tienda y me atrae clientes pa que podamos comer frijolitos.

UMM regresando del mercado pude ver que andan los patojos jugando en la calle ya tempranito, ni bien viniendo de la escuela y ya van a hacer alborotos. Solo pude conseguir la uña de gato y la vela negra, y hoy en la noche se va a inicializar la Scarlet!. Ni sabe a lo que se mete, pero que bueno porque agranda la comunidad de brujeria, antes no se veia tanto interes por el ocultismo en los jovenes, pero se ve prometedor …

Burf Burf, aj aj aj [jadeo]

Miauughh Miauugh

Psssssss pshhh [orines de bolo]

crrr [rajadura de pared quebrandose]

ffffffffffff [viento caluroso con olor a pan horneado vespertino]

tic tic tic [caminado de escarabajo rinoceronte en celo]

Advertisements